sábado, 26 de marzo de 2011

PEDRO MARTINEZ ("PEDRO EL GRANDE")



WASHINGTON -- Pedro Martínez tuvo el viernes una sesión de "bullpen" para lo que podría ser su próxima "salida" en el béisbol, por supuesto en Cooperstown el día de su exhaltación al Salón de la Fama.

"Vamos a decir que sí, que este es el calentamiento de lo que habrá de venir", dijo Martínez a ESPNdeportes.com en la Galería del Retrato del Museo Smithsonian en la capital de Estados Unidos.

La prestigiosa institución develó un retrato -- que estará en exhibición permanente en el histórico edificio de la calle F en el centro de Washington -- del ganador de tres premios Cy Young y a uno de los lanzadores más dominantes de todos los tiempos.

El retrato "Orgullo y Determinación" fue pintado por Susan Miller-Havens en 2000 y mide 57 pulgadas (144,78 centímetros) de alto y 21 (53,34) de ancho. Miller-Havens hizo tres retratos de Martínez en su estudio en Cambridge, Massachusetts, y el que está en el Smithsonian es el segundo, según el museo.

"Orgullo y Determinación" fue donado al museo por el periodista Peter Gammons y su esposa Gloria. Miller-Havens ya había conseguido colocar otro retrato de un beisbolista en el museo, uno del ex receptor Carlton Fisk.

"Pedro no ha sido solamente un gran lanzador, sino además alguien que siempre ha estado preocupado por su comunidad, en Dominicana y Estados Unidos. Estamos felices de tener su retrato", dijo Martin E. Sullivan, director de la Galería del Retrato.

Pedro Martínez y Leopoldina Martínez
APPedro Martínez en el museo Smithsonian junto a su madre, Leopoldina Martínez
"El lanzador más dominante de todos los tiempos en un tramo de siete años y el pelotero más excitante que he visto", dijo Gammons, un nativo de Boston que cubrió la carrera de Martínez para ESPN.

La galería, que fue inaugurada en 1968, contiene una colección que rinde homenaje a grandes norteamericanos, pero mayormente políticos, artistas y científicos, incluyendo el famoso retrato "Landsdowne" de George Washington, el primer presidente de la nación. Martínez, de 39 años, es dominicano, pero recibió la nacionalidad norteamericana en el 2006.

"Esto es algo tan importante como Cooperstown", dijo Martínez. "Es uno de los museos más grandes del mundo y el más grande de Estados Unidos. Ojalá sea el calentamiento para Cooperstown, para mí es de gran orgullo y regocijo".

"Esto le da esperanza a muchos dominicanos que algún día quieren llegar a ser como yo. El pueblo dominicano se sentirá tan orgulloso igual que me siento yo hoy", dijo Martínez.

El lanzador fue acompañado por una gran cantidad de familiares, incluyendo su madre Leopoldina Martínez, su esposa Carolina Cruz y su hermano Ramón, otro ex lanzador de las ligas mayores.

El gobierno dominicano estuvo representado por Roberto Saladín, embajador quisqueyano en Washington. El ex lanzador Juan Marichal, único pelotero dominicano que ha sido elevado al Salón de la Fama, no quiso perderse la ocasión, tampoco Rafael Ávila, el cazatalentos de los Dodgers de Los Ángeles que firmó a los hermanos Martínez.

"Pedro Martínez ha sido una persona especial para nuestro país y para el béisbol y este homenaje es una muestra del sitial que ocupa. No muchas personas reciben semejante honor", dijo Marichal.

"Pedro ha sido alguien que nos hace sentir orgullosos a todos nosotros de ser dominicanos, alguien que ha elevado la dignidad de nuestra gente, dentro y fuera del país", dijo Saladín.

El próximo homenaje de semejante envergadura que recibiría Martínez podría ocurrir en el verano del 2015, cuando calificaría para ser elevado a la categoría de inmortal del béisbol. La fecha podría variar si Martínez regresa al terreno de juego, algo que ha comenzado a descartar, aunque no por completo.

"Muy poquito abierta", dijo Martínez sobre las posibilidades de que intente un regreso al béisbol. "La balanza está más inclinada al otro lado, el retiro. Ahora mismo no visualizo un regreso".

Martínez posee marca vitalicia de 219-100, efectividad de 2.93 y 3.154 ponches en 18 temporadas con Dodgers de Los Ángeles, Montreal, Boston, Mets de Nueva York y Filadelfia. Decidió quedarse en su casa después de tener 5-1 con efectividad de 3.63 y ayudar a Filadelfia en la Serie Mundial de 2009.

Aunque no ha lanzado en un partido desde noviembre de 2009, Martínez no ha anunciado oficialmente su retiro.

"En realidad tenía inseguridad sobre este año. [Mi retiro] es algo que entiendo que hay que darle la importancia al nivel de lo que fue mi carrera de Grandes Ligas. El anuncio de mi retiro debe dársele la importancia que se merece. Hay que planearlo y hacerlo con mucho cuidado, asegurarse de que todas las personas que han tenido que ver con mi carrera estén allí", dijo ante las cámaras de ESPNdeportes.com.

Salvo un giro extraordinario de las cosas, la próxima asignación especial de Martínez será leer su discurso de aceptación en Cooperstown, algo que comenzó a practicar el viernes en Washington.




No hay comentarios:

Publicar un comentario